Propiedades y usos de la Malaquita

Malaquita

La malaquita es un mineral del grupo de los carbonatos. Posee un 57,0% de cobre.

Su nombre proviene del latín “malachites” que deriva a su vez del griego malaqh, que significa ‘malva’, en alusión a su color verde. En la antigüedad era usada como colorante, pero hoy en día su uso es más bien como piedra semipreciosa.

La Malaquita se encuentra en muchos lugares, sobretodo en depósitos de cobre oxidados al aire libre, siendo los yacimientos más conocidos los encontrados en Marruecos, Congo, USA, Rusia o Australia.

En San Petersburgo (Rusia) existe un fragmento de malaquita de grandes dimensiones. Serrado y pulido tiene 890 mm de longitud, 473 de anchura y 56 de espesor.

Otras pieza notables se encuentran en el  Gran Trianon (pequeño palacio situado junto al Palacio de Versalles), donde se puede ver una mesa redonda, grandes candelabros y una copa, todo de magnífica malaquita. Fue un regalo del Zar Alejandro de Rusia al Emperador Napoleón I. Desde su instalación el Palacio a la sala se la conoce como Sala Malaquita o Sala de las Malaquitas.

Es una piedra opaca y su color presenta una mezcla no homogénea de tonos de verdes muy característicos.

Como toda piedra verde beneficia el Chakra cardiaco.

Altamente curativa para el corazón físico así como para las penas emocionales.

Aumenta la capacidad de amar de quien la usa, induce a la fidelidad y reduce los celos.

Es un mineral calmante, de gran vibración equilibrante tanto para el ambiente como para las personas.

Tiene la capacidad de absorber las energías negativas y neutralizarlas.

Por eso, la malaquita, debe ser limpiada con frecuencia.

Aleja el mal de ojo, las pesadillas y protege contra peligros físicos. Atrae el éxito financiero.

La malaquita debe ser tratada con precaución debido a su enorme poder, ya que amplifica tanto las energías positivas como las negativas.

Es una importante piedra de protección ya que absorbe con mucha eficacia las energías negativas.

La malaquita limpia y activa los chakras. Puesta sobre el tercer ojo activa la videncia y, puesta sobre el corazón, aporta equilibrio y armonía.

Es una piedra de transformación espiritual, muestra todo aquello que impide tu crecimiento interior, rompe vínculos no deseados y ayuda a asumir responsabilidades.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad