Propiedades y usos de la Selenita

La selenita es una piedra preciosa y un cristal de yeso translúcido que se ha utilizado durante siglos en la práctica de la gemoterapia.

Esta piedra única y hermosa tiene una apariencia distintiva con un brillo nacarado y una textura suave, lo que la convierte en una opción popular tanto como amuleto como talismán.

La selenita se ha ganado una gran reputación debido a sus propiedades metafísicas y es considerada una piedra espiritual muy poderosa.

La selenita se encuentra en diferentes partes del mundo, incluyendo México, Estados Unidos, Rusia, Grecia y Australia.

Su nombre se deriva de la diosa lunar griega Selene debido a su apariencia brillante y luminosa, que se asemeja a la luz de la luna. Además de su belleza estética, la selenita es conocida por sus propiedades energéticas y curativas.

La Selenita en Gemoterapia

En la gemoterapia, la selenita se utiliza para equilibrar y purificar la energía. Se cree que esta piedra tiene la capacidad de limpiar y recargar otros cristales, así como de limpiar los campos energéticos del cuerpo.

Muchos practicantes de la gemoterapia utilizan la selenita para eliminar las energías negativas y promover la armonía y la paz interior.

Una de las propiedades más destacadas de la selenita es su capacidad para promover la claridad mental y la conexión espiritual.

Se dice que esta piedra abre el chakra de la corona, permitiendo el acceso a niveles superiores de conciencia y sabiduría.

Al trabajar con la selenita, las personas pueden experimentar una mayor claridad mental, una sensación de calma y una mayor percepción intuitiva.

Además de sus beneficios espirituales, la selenita también se utiliza para promover la relajación y aliviar el estrés. Es común ver lámparas de selenita en los hogares y espacios de trabajo, ya que se cree que emanan una luz suave y tranquilizadora que ayuda a crear un ambiente sereno.

Muchas personas encuentran que tienen una pieza de selenita cerca de ellos les ayuda a relajarse ya conciliar un sueño reparador.

La Selenita como amuleto y Talismán

La selenita también es considerada una piedra de protección energética. Se cree que forma un escudo alrededor del cuerpo físico, protegiendo contra las energías negativas y las influencias externas no deseadas.

Muchas personas llevan amuletos o talismanes de selenita consiguen como una forma de protección personal.

Otra propiedad interesante de la selenita es su capacidad para mejorar la comunicación y la conexión con los demás.

Se dice que esta piedra fomenta la expresión clara y efectiva, ayudando a superar las barreras de comunicación.

Al tener una selenita cerca, las personas pueden experimentar una mayor facilidad para expresar sus pensamientos y sentimientos, lo que puede mejorar las relaciones interpersonales y promover la armonía en los entornos sociales.

Para aprovechar al máximo las propiedades de la selenita, se pueden seguir varias prácticas.

Una opción popular es meditar con una pieza de selenita, ya sea sosteniéndola en la mano o colocándola sobre el cuerpo.

Durante la meditación, la selenita puede ayudar a calmar la mente ya abrir el acceso a niveles más elevados de conciencia.

También se puede colocar una lámpara de selenita en el espacio donde se practica la meditación para crear un ambiente tranquilo y armonioso.

Otra forma de utilizar la selenita es colocarla en los espacios de trabajo o en el hogar para purificar y limpiar la energía del ambiente.

Esto puede ayudar a eliminar la energía negativa acumulada y crear un ambiente más positivo y equilibrado.

Se puede colocar una pieza de selenita en la entrada de la casa o en las esquinas de las habitaciones para maximizar sus efectos purificadores.

Al utilizar la selenita como amuleto o talismán personal, se puede llevar en forma de joyería, como un colgante o un brazalete.

Al tenerla en contacto directo con el cuerpo, se cree que la selenita puede proteger y purificar la energía personal, así como promover la claridad mental y la conexión espiritual.

Es importante recordar que, al igual que con cualquier piedra o cristal, la selenita también debe ser limpiada y recargada periódicamente para mantener sus propiedades óptimas.

Al limpiar la selenita, es importante tener en cuenta que no debe ser sumergida en agua, ya que es soluble en ella.

En cambio, se puede utilizar el humo de salvia blanca o palo santo para purificarla, o se puede dejar al sol durante unos minutos para recargarla energéticamente.

También se puede utilizar la técnica de visualización, imaginando una luz blanca y brillante que envuelve la selenita y la purificación de cualquier energía negativa.

En conclusión, la selenita es una piedra preciosa y un cristal de yeso translúcido con propiedades metafísicas y curativas muy apreciadas en la gemoterapia. Desde promover la claridad mental y la conexión espiritual hasta purificar la energía y proteger contra influencias negativas, la selenita ofrece una amplia gama de beneficios. Ya sea utilizado como amuleto personal, colocado en el hogar o en el espacio de trabajo, o utilizado durante la meditación, la selenita puede ayudar a crear un ambiente armonioso y promover un mayor bienestar físico, mental y espiritual. Siempre es importante recordar que cada individuo puede experimentar las propiedades de la selenita de manera única, y es fundamental seguir su intuición al trabajar con esta piedra preciosa y disfrutar de sus beneficios en la búsqueda del equilibrio y la sanación.

 

 

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad