Propiedades y usos del Jade

Jade

El término jade es aplicado a dos rocas metamórficas distintas compuestas de diferentes minerales silicatados:

La nefrita y la jadeíta que es el mineral más utilizado como gema.

Como material se ha utilizado para fabricar utensilios y adornos desde hace más de 5000 años.

A lo largo del tiempo se desarrolló un verdadero culto del jade.

Los objetos de jade tenían (y tienen) fama de amuletos que atraen la suerte.

En sus orígenes el jade era usado por ser duro y resistente. Por ello se utilizaba también para elaborar armas, herramientas y máscaras, como las conocidas en América como «máscara de jade».

Casi desde el principio se intentaron vender otros minerales con la denominación de jade, lo cual se logró con el mineral llamado serpentina (“jade de China”, “jade nuevo”).

La serpentina no sólo tiene el mismo aspecto que el jade, sino que aparece en los mismos yacimientos que la jadeíta y la nefrita.

Es un material más blando y menos resistente que el jade. Como se trabaja mucho mejor que el jade se ha establecido como sustituto preferido en los últimos años.

El Jade Nefrita es muy común en Asia, Columbia Británica, Canadá; Alaska y Wyoming en Los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, lugar en el cual se le conoce como “The Green Stone” (La Piedra Verde).

El Jade Jadeíta, el cual es un tipo de Jade más escaso y difícil de hallar, básicamente se puede encontrar en cuatro lugares en el mundo: Myanmar o la Antigua Birmania, Japón, Rusia y Guatemala.

En el valle del río Motagua, en Guatemala, se encuentra uno de los yacimientos más ricos del mundo y es la fuente de los colores más novedosos, como el jade arco iris, el jade negro y el “oro galáctico”, que es un jade negro con incrustaciones naturales de oro, plata y platino.

Esta región ha sido confirmada como la fuente de todo el jade usado por los mesoamericanos durante 3000 años.

Está considerada la piedra de la felicidad plena en muchas culturas.

Según la gemoterapia es un mineral de propiedades apaciguadoras, muy tranquilizante para el individuo y para el ambiente.

Disipa las malas energías, dando una sensación de tranquilidad.

 

Muy apreciado para la meditación y para aquellos que buscan la paz interior. Hace que los problemas en general y las tareas cotidianas parezcan más fáciles.

El jade puede presentarse naturalmente en varios colores, como los verdes, amarillo, negro y blanco.

Jade luna o jade blanco: Pureza, fertilidad, juventud y amor puro. Dirige la energía de la manera más constructiva. Filtra las distracciones, resaltando el mejor resultado posible y ayuda a tomar decisiones al revelar la información relevante.

Jade Azul o Verde-azulado: Riqueza, energía positiva, paz y reflexión. Simboliza la paz y la reflexión. Aporta paciencia y serenidad interior. Es una piedra para realizar un impulso lento pero seguro. Ayuda a las personas que se sienten agobiadas por situaciones que escapan a su control

Jade Lavanda: Prosperidad, aporta paz interna, atrae el amor, buena salud, alivia dolores emocionales y traumas, aportando paz interior. Enseña sutileza y precaución en asuntos emocionales y establece fronteras claras en las decisiones.

Jade Negro: Protección, aleja la negatividad, simboliza poder, elegancia.

Jade marrón: Ayuda a asentar los procesos emocionales, tales como el duelo, por ejemplo. Te conecta con la tierra, produciendo comodidad y fiabilidad. Ayuda a reajustarse a un nuevo entorno.

Jade amarillo: Es energético y estimulante, produce alegría y felicidad. Potencia los sistemas corporales, digestivos y de eliminación. Como todas las piedras amarillas, atrae suerte.

Jade Naranja: Es energético, aporta alegría, enseña la interconexión de todos los seres. Es energético y estimulante. Aporta alegría y enseña que todos los seres están conectados.

Jade rojo: Es más apasionado y estimulante. Se le asocia con el amor y con soltar presiones. Permite liberar la ira de modo constructivo.

Jade verde: Hay aproximadamente 23 tonalidades de Jade Verde.

Corresponde al cuarto Chakra.

Verde es el color de la sanación física y emocional y promueve la salud. Equilibra las emociones y atrae los buenos sentimientos.

El Jade verde, desde la antigüedad, es usado para el beneficio de las vías urinarias, se creía que su gran poder diurético es altamente beneficioso para los riñones y depura todo el organismo eliminando toxinas e impurezas haciendo el cuerpo más sano. El jade, también incrementa la energía sexual.

Es además un mineral de propiedades apaciguadoras, muy tranquilizante para el individuo y para el ambiente. Disipa las malas energías, y vibraciones irritantes, dando una sensación de tranquilidad. Es la piedra ideal para personas nerviosas o que trabajan sobre presión y perfecta para ambientes tensos donde ocurren discusiones frecuentes. Muy apreciado para la meditación y para aquellos que buscan la paz interior.

Jade Verde Imperial: Poder, estatus, eternidad, buena suerte, antiguamente únicamente era portado por la realeza y personas con mucho poder.

También puede ser teñido en colores vibrantes sin que sus propiedades mágicas y terapéuticas sean afectadas, ya que el proceso mantiene intacta la cristalización del mineral. Además estos colores añaden atributos cromo-terapéuticos al jade.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad