Propiedades y usos de la Aragonita

Aragonita:

El aragonito o aragonita es una de las formas cristalinas del carbonato de calcio junto con la calcita y la vaterita.

Puede encontrarse en forma de estalactitas, y también en la concha de casi todos los moluscos y en el esqueleto de los corales.

Entre las variedades del aragonito destaca la llamada flos-ferri (flor de hierro), que se asemeja a un hermoso coral.

El aragonito se forma a partir de aguas termales o géiseres, aguas filtradas que han entrado en contacto con rocas muy calientes situadas a gran profundidad y que han vuelto a emerger a la superficie.

El nombre aragonito se debe al mineralogista Abraham Gottlob Werner, quien en 1788 lo definió a partir de unos ejemplares procedentes de Molina de Aragón, en Guadalajara, que él atribuyó erróneamente a Aragón.

Los yacimientos de aragonito más importantes se encuentran en España.

Su color varía del blanco al pardo rojizo.

Es la piedra más indicada para combatir la timidez, y auxiliar a las personas con problemas de relación con los demás.

Confiere a quien la lleva un gran poder de decisión.

Contribuye en la autoestima y autoconfianza, aumentando la fuerza interior del individuo, asimismo concede paz y sosiego y protege el lado afectivo.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad